Es poco probable que López Obrador presione por la legalización ahora, ya que necesita que la Iglesia Católica ayude a combatir la violencia.
Andrés Manuel López Obrador hizo un buen trabajo manteniendo el tema del aborto fuera de su campaña para la presidencia de México el año pasado. Pero podría estar enfrentándose a ello ahora.

En una reciente celebración del Día Internacional de la Mujer, el Presidente mexicano tuvo que desviar las acusaciones de que quería un referéndum sobre el aborto.

López Obrador, en un evento del Día Internacional de la Mujer en el Palacio Nacional, dijo que su administración nunca buscará restringir las libertades de las mujeres. Pero dijo que los referendos se utilizarán para resolver democráticamente cuestiones controvertidas.

«No podemos declararnos por la fuerza [a favor o en contra] de un tema porque se trata de un movimiento democrático y representamos a todas las escuelas de pensamiento y a todas las mujeres, creyentes y no creyentes», dijo López Obrador el 8 de marzo.

En respuesta, un grupo de mujeres con pañuelos verdes -que se ha convertido en el símbolo de la campaña por el derecho al aborto en los países latinoamericanos- gritó: «los derechos no son consultables».

La legisladora del Movimiento Ciudadano Martha Tagle, acompañando a los manifestantes, dijo que está buscando «una posición más clara» de López Obrador «sobre temas como la violencia contra las mujeres», una referencia al derecho al aborto en casos de violación.

Rocío Gálvez, presidenta del Comité Nacional Pro-Vida en la Ciudad de México, dijo en una entrevista que de acuerdo a la ley mexicana, si 23 constituciones estatales protegen la vida desde la concepción, es posible promulgar una ley federal para proteger la vida desde la concepción. Hay 21 estados que protegen la vida en su constitución desde el momento de la concepción. Sólo la Ciudad de México permite el aborto hasta las 12 semanas de gestación.

Gálvez dijo que aunque López Obrador no ha tomado una posición pública sobre el aborto, ha nombrado a funcionarios pro-aborto para dos puestos clave del gobierno. No es probable que solicite un referéndum en un futuro cercano, dijo Gálvez, porque está pidiendo a la Iglesia Católica en México que ayude a «hacer la paz en los estados, a reducir los niveles de violencia que estamos experimentando en todo el país».

Algunos legisladores del partido gobernante, Morena, dirigido por el presidente, piden que las mujeres puedan acceder legalmente a los servicios de aborto durante las primeras 12 semanas de embarazo. Sin embargo, el partido está dividido sobre el tema. Lilly Téllez, senadora del partido Morena de Sonora, se opone vehementemente a la legalización del aborto.

«Una mujer que aborta se está castigando a sí misma de una manera muy severa, es una criminal, está asesinando a un bebé», dijo, según el Mexico Daily News.

Téllez dijo que presentará una propuesta al Congreso para «proteger a todos los individuos desde la concepción en adelante». Nunca se debe permitir el aborto, dijo, incluso en casos de violación, cuando se han detectado deformidades en el feto o si la vida de la madre está en peligro.

Morena tiene suficientes votos en el congreso para iniciar un proceso de reforma constitucional para despenalizar el aborto hasta las 12 semanas, reportó UPI. Pero López Obrador dijo que no quiere que el gobierno «imponga» una ley de aborto en el país sin la aprobación del público.

Por primera vez, los legisladores de izquierda tienen mayoría en ambas cámaras del Congreso, según The Economist.

Recientemente se han presentado al Congreso varias propuestas para despenalizar el aborto, informó Al Jazeera. Uno, presentado por los legisladores del Partido de la Revolución Democrática, no establecería un límite de tiempo para el aborto.

«Esto podría significar un aborto justo antes de que nazca el bebé», dijo Gálvez.

«El argumento anti-vida feminista es débil e insustancial en apoyo a sus reclamos», comentó Luis Martínez-Guzmán, fundador y presidente del Centro Jurídico Internacional de Derechos Humanos en México y representante en América Latina de Human Life International. «En particular, las estadísticas de mortalidad materna de la Ciudad de México muestran que dichas muertes maternas no han disminuido, a pesar de que el aborto es legal allí desde 2007».